lunes, agosto 07, 2006

Miserable y divertido.


Para completar un poco el artículo anterior, hoy vamos a hablar del payaso mendigo...

Este tipo de payaso llamado originalmente Tramp o Hobbo es una versión del Augusto, simplemente, es como si el Payaso Tonto de toda la vida estuviera pasando una mala racha, se vistiera de harapos y viviera en crisis perpetua. Es normal que en esta situación se vuelva más pícaro que el original, una picardía no exenta de su forma de pensar absurda y particular de este tipo de payaso. Normalmente, vivirá su vida al día, de forma optimista, pero también siendo consciente de que es el ejemplo, desde el humor y la risa, de millones de personas que lo pasan mal.


Podemos encontrar raices de este payaso en muchas tradiciones europeas como la Commedia dell Arte (de la que hablaremos más adelante) Personajes de estas comedias como el Zanni, el Arlequín o Polichinela son ejemplos de tatarabuelos del Hobbo.


Muchos payasos del music hall inglés, también crearon retratos de los personajes más pobres de Londres, y es de ahí de donde Chaplin va a sacar el ejemplo para luego crear su propia versión del Tramp; Charlot.


Sin embargo, su versión más moderna es la Americana, en 1929 después del crack de la Bolsa que llevó a muchísima gente a la ruina y al país a una ola de pobreza que hizo que como dijera Groucho Marx "las palomas dieran de comer a las personas en los parques", es cuando aparecieron las primeras caracterizaciones modernas de este payaso (Fijaos en la foto) Los harapos, el sombrero característico y las botas gastadas van a ser una constante, el maquillaje gris hace referencia a barbas sin afeitar pero también a la grasa y al hollín con el que se manchaban la cara los vagabundos que viajaban en la parte baja de los trenes.


Los payasos vagabundos más famosos, fueron, casi todos, visuales y mimícos. Otto Griebling, tenía números en los que los gags se estiraban durante toda la actuación, por ejemplo, empezaba llevando una barra de hielo que se iba haciendo cada vez que salía más pequeña, hasta acabar en un mísero cubito de hielo. Emmett Kelly, que es el que sale en la foto, tenía un número muy famoso en el que partía un cacahuete usando un martillo gigante.


¿Payasos vagabundos en el cine? Pues ya hemos nombrado al más famoso... Charles Chaplin, y luego, Cantinflas, Harpo Marx, Stan Laurel en sus comienzos sin y con Oliver Hardy, y, en algunas películas, Keaton y Lloyd asumen también este personaje dentro del clown.


Si Carpanta estuviera hecho de carne en vez de tinta, hubiera sido un excelente Hobbo.


¿Por qué tiene este clown de personaje tanto carisma? Eso está claro, un payaso mendigo, nos habla de las cosas que van mal en el mundo, del hambre, la misería, pero se comporta con dignidad, extraña elegancia y humanidad. Nos habla también del optimismo, de esa chispa de alegría que nunca va a faltarle al ser humano por malos que sean los momentos, recordándonos que siempre habrá botas que cocer, cacahuetes que martillear, sueños que alcanzar.

3 comentarios:

Los Burgomaestres dijo...

Lo dicho. A ud. le tienen que contratar de una puñetera vez en una revista de cine. Lo que explica de los tres roles del payaso con los Marx, y lo que cuenta en este post es una auténtica delicia. Y si admite una pregunta, amigo Choko... ¿los payasos de las charlotadas, o de los rodeos, y los bomberos toreros... dónde casan?
Saludos estivales de sus amigos.

choko dijo...

¡Qué interesante la pregunta amigo Burgomaestre!
Yo diría que ese tipo de payasos, son "hijos" de los payasos del circo. A ver si me explico, en el circo el payaso muchas veces no era tan sólo un cómico, sino que sabía malabares, era equilibrista, músico y tenía nociones de tratar con las fieras y los animales ¡Era el artista más completo!
Muchas veces el payaso jugaba con el peligro. Una rutina clásica de circo era que el payaso se enamoraba de la equilibrista y subía para verla mejor, de repente, ooops se daba cuenta de donde estaba y le venían todos los miedos.
Yo creo que los payasos de las charlotadas quieren jugar con eso. Me parece que en eso y en el bombero torero sí que trabajan con rutinas y los roles que comenté. En cambio, creo que en los rodeos los payasos no asumen personalidad alguna, simplemente llevan ese traje como una máscara o un disfraz llamativo.
Pues eso ya les he colocado mi super rollo ¡Saludos estivales para los dos también amigos!

Los Burgomaestres dijo...

¡Qué va a ser un rollo! ¡Al contrario, ha sido esclarecedor e ilustrativo!
Grazie mille!!!