miércoles, noviembre 01, 2006

Una de Cantinflas y de Halloween

Ya pasó Halloween, parece que fue ayer cuando estábamos celebrando el Día de Acción de Gracias, sacando el pavo del horno y yendo con Joe y los chicos a ver el desfile de Macy´s, y ya casi está aquí otra vez...
Pero bueno, tanto si vosotros fuisteis de los que salieron a pedir "el truco o trato" o preferísteis quedaros en casa viendo antiguas pelis de miedo en el video os recomiendo que le echéis una mirada a esta película que, curiosamente, se puede encontrar en dvd y resulta, cuanto menos, inquietante...

El signo de la muerte

Pues sí, una de Cantinflas, pero desde luego la más rara que podáis ver del gran payaso mexicano ¿Queréis ver asesinatos rituales? ¿Atmosferas al estilo Bela Lugosi? ¿Peleas rollo pressing catch mexicano entre policías y malvados aztecas?
Esta película tiene de todo eso.
En primer lugar, una de las cosas que llamarán vuestra atención es que, al estar en su primera época, Cantinflas aparece haciendo pareja cómica con un compañero, Manuel Medel. Mario Moreno y Manuel Medel hicieron, que yo sepa, tres películas juntos, siendo la mejor, Águila o Sol, y siendo las otras dos menos aguantables a nuestros gustos contemporáneos, ya que ni en Así es mi tierra ni en esta película que nos ocupa son los cómicos los importantes sino que sirven como contrapunto gracioso al argumento.
La forma de trabajar de Cantinflas y Medel ya es curiosa de por sí, si bien Medel es el que suele hacer de parte más seria de la pareja, la verdad es que se tratan como dos Carablancas intentando engañarse y molestarse lo más posible el uno al otro, sin que haya realmente un contrapunto entre los dos. Medel hace de detective sordo que, no sabemos por qué, se obstina en perseguir a Cantinflas, y éste, sin su típica vestimenta, es el criado de un arqueólogo malvado, que además hace también de guía turístico, lo cual le da la oportunidad de sacar a pasear su divertida verborrea.
La película es bastante gore para la época y se nota que en México no había un Código Hays de Censura (mejor para ellos, claro) que se preocupara en cortar las escenas fuertes o en alargar las faldas de las chicas. Aparecen bastantes detalles truculentos y horribles en la cinta (uno de ellos es la interpretación de la protagonista principal, que es de todo menos creible)
Por otra parte, el director, Chano Urueta, era el típico visionario lapilador de presupuestos, lo que hizo que la producción fuese uno de esos engorros que todo el mundo, sobretodo los productores y los actores, desean que termine alguna vez; poco después del estreno de esta película los estudios CISA, que eran los que ponían el dinero, tuvieron que cerrar.
¿Y la parte cómica? Pues aparte de algunos diálogos, los extraños poderes sobrenaturales de Cantinflas, que usa para beber limonada, sin poner los labios en el vaso, la caracterización de Medel, que es como salida de una película cómica de 1916, y una escena surrealista en la que Cantinflas y Manuel Medel están drogados y se creen Carlota y el Emperador Maximiliano, poquita cosa hay la verdad...
De todas formas resulta interesante ver a Cantinflas trabajando tan joven, con su compañero, seguramente haciendo un tipo de diálogos muy parecidos a los que se harían en las carpas, que era el teatro para la gente humilde de México (y de la que salieron los mejores cómicos mexicanos) y que, probablemente, sea la primera comedia de misterio mexicanas de la historia, hace que esta película sea una de esas que hay que ver en Halloween o en alguna noche de tormenta con la luz apagada.

6 comentarios:

javi dijo...

Pega un buen aire a serie Z de esa que se reivindica desde la cultura alternativa. :)

Un saludo!

choko dijo...

De eso precisamente se trata javi...
No sé como no aparece esta peli en alguna de esas publicaciones de cultura bizarra, porque, desde luego, Cantinflas (con o sin Medel) tiene películas mejores pero más rara que esta imposible.
¿Y no es esto lo que pega en Halloween? ;O)

javi dijo...

Total. En cosas como está uno se ve ya alejándose de la modernidad, para mi sigue siendo raro que en un día así la gente ande disfrazada. Bueno, eso, y los piercings y tatuajes... Ayayay, que me veo en unos años: ¡Tu no sales así a la calle!¿Cómo que porqué? ¡Porqué lo digo yo y basta!!! Etc... :)

choko dijo...

Yo tampoco soy muy partidario del Halloween, para disfrazarme prefiero los carnavales de toda la vida que me parecen más auténticos...

Gordito Relleno dijo...

Tiene buena pinta la peli esa, y sobre todo vaya aspecto lúgubre que tiene el partenaire de Cantinflas en la carátula: impresiona.

Yo no soy nada halloweneero, me horrorizan estas fiestas importadas de USA. Aunque claro, en esta fiesta se trata de horrorizarse ¿no?

choko dijo...

¡Es el malo! ¡Metieron al malo antes que a Medel en el cartel! Lo peor es que en todos los carteles que encontré, ninguno aparecía el compañero de Cantinflas, imagino que porque o bien eran carteles de restreno, y querían venderla como una nueva película de Cantinflas o bien son carteles españoles y no sabían muy bien cómo iba la cosa.

El caso es que hay que romper una lanza por el señor Manuel Medel que yo creo que era un muy buen cómico-payaso, de verdad. Y el malo tiene una cara de Boris Karloff con mala leche que tira de espaldas...

Ah! ¡Y gracias por seguir con su blog amigo Gordito!